Si estás comenzando a hacer foto, o acabas de comprar una cámara, todos los “expertos en fotografía” –porque te los vas a topar–, te dirán que no existe mejor cosa en el mundo que utilizar el modo manual en una cámara. Y puede ser que sí tengan razón, pero a veces es bueno dejar que la tecnología trabaje por nosotros.

Y es que el modo manual te da todo el control sobre la medición de la luz y los demás aspectos técnicos que debemos ajustar antes de “disparar” y obtener la foto. Pero a veces podríamos no ser tan puristas y hacer uso de algunas funciones interesantes que incluyen las cámaras modernas.

En esta pequeña guía que hemos realizado, te damos ciertos tips para aprovechar los modos automáticos de la cámara. Usalos sin miedo, no porque tomes una foto en modo automático no significa que no sea buena. Olvida lo que dicen los “expertos” y disfruta lo genial que es el mundo de la fotografía, sin prejuicios.

Aprende a tomar las mejores fotos usando el modo automático.

Existen varios modos automáticos en una cámara. Primero encontraríamos el modo completamente automático, que por lo general se representa con un icono verde. En dicho modo no hay de otra, la cámara ajusta la sensibilidad ISO, la apertura, el enfoque, la temperatura del color y a veces hasta decide si se usa flash o no. En la mayoría de los casos, las cámaras toman una buena decisión, pero aún así debemos tener pendiente de cómo tomar la fotografía.

  • Primero debes trabajar en un encuadre preciso. Antes de todo, si tu encuadre es débil, tu foto, por más que tenga una medición precisa y enfoque, no va a brillar. Te recomiendo analizar la escena y jugar con las reglas establecidas.

 

  • Mantén la cámara quieta. Si la cámara decide poner velocidades de obturación lentas, tus fotos van a salir mal. Por eso, es mejor asegurarse de mantener la cámara bien sujetada e intentar el menor movimiento posible.

 

  • Revisa el enfoque. El enfoque automático puede jugar con tu escena sin tu consentimiento, presiona el botón de el obturador a la mitad y asegúrate que la cámara enfoque lo que desees, si no lo hace, apunta varias veces hacia el objeto, este proceso puede ser difícil, pero no imposible.

 

  • Utiliza los modos de escena. Muchas cámaras incluyen ciertos modos que cubren algunas necesidades, por ejemplo, el modo de retrato, que ajusta la profundidad de campo para que el fondo salga desenfocado, dando prioridad así al sujeto protagonista de tu foto. O el modo “niños” o deporte, que ajusta la cámara para que obture de forma veloz. Juega con ellos, no tienen nada de malo.

Los modos semi automáticos, también te pueden salvar de algún apuro. Es decir, el modo de prioridad de apertura, programa y prioridad de velocidad. Veamos cuáles son los mejores momentos en los que los puedes utilizar y en qué consisten.

  • Prioridad de apertura. Normalmente se simboliza como una A o AV. En este modo puedes controlar la apertura de forma manual, es decir, tienes la posibilidad de elegir si abres el diafragma del lente o lo cierras, los demás ajustes los va elegir la cámara, tanto la velocidad como la sensibilidad. Este modo es ideal para hacer retratos, donde se debe controlar la profundidad de campo.

 

  • Prioridad de obturación. Se simboliza con una S o TV. En este modo controlas la velocidad a la que vas a utilizar el obturador. Por ejemplo, si estás documentando el partido de futbol de tu hijo, más vale que uses velocidades altas y que la cámara ajuste el ISO y la apertura por si misma. Colocas una velocidad por encima de los 160 y no te debes preocupar por nada más.

 

  • El modo Programa. Su símbolo es una P. Es uno de los modos semi automáticos más interesantes. Tienes la posibilidad de mover varias combinaciones de exposición en una escena. Es decir, este modo calcula la mejor exposición en diferentes escenarios. Y también te deja controlar manualmente otras opciones como el modo de enfoque o el balance de blancos.

El mejor consejo que te puedo dar es que leas completamente el manual de tu cámara para que la conozcas bien. Si estás aprendiendo a tomar fotos, intenta usar estos modos automáticos y semi automáticos. Analiza las decisiones que toma la cámara. Intenta comprenderlos, porque son el primer paso hacia la iluminación de dominar por completo el modo manual de la cámara.

Relájate un poco, hacer foto es divertido, no importa si no salen a la primera. Juega con tu cámara hasta que lo logres. Como decía el maestro Manuel Álvarez Bravo: “Hay tiempo”.

BUSCAR

RECOMENDADOS



data-matched-content-ui-type=”image_card_stacked”