A diferencia de las películas, los videojuegos tienen su propio set de problemas y requerimientos. Así que si vas a comprar un televisor específicamente para videojuegos, yo soy la experta. O al menos la persona que juega más videojuegos en Luis GyG.

Aunque en esta ocasión uso un Xbox One X (que no uso) y es de Luis, en mi casa tengo las otras consolas. El Xbox One X está bien equipado para manejar una pantalla 4K HDR, ya que cumple con estas funcionalidades. Mientras tanto, quizá no le saques tanto provecho a la pantalla con un Nintendo Switch o un PS4 (no llegan a reproducir videojuegos en 4K).

Este televisor cuenta con procesador Mediatek y aunque el procesador puede variar en cada modelo, se trata de procesadores ARM de cuatro núcleos. Esto brinda ventajas con respecto al ahorro de energía, así como para desplegar de mejor manera resoluciones 4K.

 

Así es la HiSense H9 4K HDR del mundial.

Se trata de la HiSense H9 65A6500, es decir una pantalla de 65 pulgadas de extensión.

Además, tiene una resolución de 3840×216 pixeles (4K) y un ángulo de visión de 176 grados. Su refresh rate es de 60Hz, y cuenta con tecnología HDR.

Es decir, es completamente compatible con un Xbox One X, y además está equipada para asearle el mayor provecho a la consola.

Lo que debes hacer antes de sentarte a jugar.

Como con la LG OLED 4K que probé hace poco, la pantalla no viene configurada de cajón para usar HDR y 4K. Como con aquella, primero debes asegurarte que todas las palomas estén verdes.

Para eso ve a Configuración, y luego a Detalles de la Pantalla en tu Xbox. Si todo está verde, ya no tienes que hacer nada más.

Sin embargo, si no lo está, debes de activar el modo HDR, y de preferencia, el modo Juego HDR. Esto lo haces en la configuración de tu pantalla, y luego en modo de imagen. Uno de esos modos debe de ser Juego HDR.

Es importante que utilices Juego HDR por algunas cosas:

  • En primer lugar porque así aseguras un tiempo de respuesta más rápido entre lo que haces en el control y lo que sucede en la pantalla. Se verá más fluido.
  • Además, otros modos de imagen tienden a los colores más cálidos – al menos en esta pantalla. Por lo que los blancos no se ven completamente blancos. Si los ves un poco desviados es porque estás en el modo incorrecto de imagen.

¿Cómo se ve la HiSense 4K?

La pantalla utiliza tecnología DLED. Que es una tecnología de pantallas más parecida al LED que al OLED.

Esto quiere decir que tendrá las mismas fortalezas y debilidades que el LED.

Por una tiene colores muy brillantes. En ese sentido es difícil de quejarse, ya que se siente muy bien iluminada y brillante, con colores nítidos e uniformes.

Sin embargo, como otras pantallas LED sufre un poco con las escenas oscuras, ya que éstas se ven más iluminadas que negra. A diferencia de las pantallas OLED, que tienen NEGROS reales, las LED se ven más gris oscuro que negro real.

La diferencia no es super obvia, eso sí. Si nunca has visto una pantalla OLED en acción, dudo que veas demasiada diferencia, o sea algo que realmente te moleste mientras estás jugando.

Eso sí, los 60 cuadros por segundo se lucen en todos los sentidos. Después de jugar en 60 cuadros por segundo, es muy difícil volver a una pantalla y una consola que no los tenga. Todo se ve mucho más fluido, no hay fantasmas en las imágenes. Todo se ve mucho más real. Más que por la resolución, ésta sería la razón para recomendar un combo Xbox One X/pantalla 4K HDR.

¿Cómo responde?

Por fortuna, la pantalla responde perfectamente en cualquiera de los modos que la uses. Ya sea que está en modo juego o no. ésta no cuenta con input lag – la pesadilla de todo gamer. No hay ningún retraso entre lo que haces en el control y sucede en la pantalla, así que por el lado de respuesta no tienes que preocuparte.

A diferencia de otras pantallas ni siquiera tuve que configurar nada, ni siquiera verificar que todo estuviera funcionando. Simplemente estaba funcionando sin problema alguno.

HiSense H9

¿Compraría la HiSense H9?

Yo no tengo una consola 4K, así que es una inversión que no tiene mucho sentido en mi caso. Sin embargo, si ya tienes un Xbox One X, o realmente mueres por tener la experiencia 4K, esta pantalla hará un muy buen trabajo.

Ésta es de 65 pulgadas – casi del tamaño de una pared (tuvimos que poner dos mesas para que cupiera) y se ve MUY bien. Es además más económica que una pantalla OLED – que sigue siendo la principal desventaja de la tecnología.

Así, por alrededor de 25 mil pesos puedes obtener una pantalla gigante, que se ve increíble con grandes colores muy brillantes y nítidos. Así es la Hisense H9.

BUSCAR

RECOMENDADOS



data-matched-content-ui-type=”image_card_stacked”