Para los que alcanzamos los 40 años nos enfrentamos a varios retos: profesionales, personales, de salud y físicos. Hoy quiero hablar de los dos últimos.

En lo personal, desde niño tuve problemas de peso. Siempre fui el gordito del grupo y aunque mi madre siempre dijo que era guapísimo así, la verdad es que dentro de mi no era feliz.

Mi padre murió de un infarto al miocardio lo que generó en mí una preocupación por mi salud. Así, durante un chequeo médico me di cuenta que mi complexión física no correspondía a mi peso. Desde ahí comencé varios procesos de dieta y bajé casi 20 kilos.

Asimismo, comencé un amplio aprendizaje de nutrientes, alimentación y (aunque no soy muy adepto) ejercicio. Pero nada es para siempre…

Hace 4 años volví a subir de peso por lo que decidí tomar medidas extremas y realice Pronokal, una dieta basada en cetosis que en la teoría estaba bien, pero que llevó a mi cuerpo a un punto de quiebre.

Debido a que soy muy dedicado volví a bajar con Pronokal y lo hice rápidamente. Sin embargo, el problema vino meses después cuando terminé el proceso y vino el rebote.

Pronokal tiene un porcentaje de rebote, que hasta cierto punto es normal. Empero, en mi caso no sólo recuperé en 3 meses lo que perdí, sino que comencé a subir de peso desde entonces.

Si lo vemos por encima, la culpa de mi subida de peso fue de Pronokal. Sin embargo, si unimos las pistas esa dieta cocinó los ingredientes de lo que sería un metabolismo lento: edad, sedentarismo, mala alimentación, estrés y un largo etcétera.

Entre otras cosas “el metabolismo transforma la energía que contienen los alimentos que ingerimos en la energía que necesitamos para todo lo que hacemos, desde movernos hasta pensar o crecer”.

Cuando aumentamos en edad el metabolismo hace que nuestro cuerpo no libere esa energía, ni que la utilicen nuestras células en sus dinámicas diarias. Lo que hace es almacenarla en forma de grasa.

Al momento de hacer Pronokal tenía 37 años. Es decir estaba muy pegado al cuarto piso y a que mi cuerpo no quemara tantas calorías como lo hacía hacía años antes.

Como mencioné, el ejercicio y yo no hemos sido mejores amigos. Antes de los cuarenta no había tema, pero después si no realizo ningún tipo de actividad física mi cuerpo se convierte en una olla de presión que acumula estrés y grasa.

Después de los 38 lo que antes me funcionaba ahora no era tan eficaz. En mis 20 y 30, cuidaba mi alimentación y en poco tiempo bajaba 1 kilogramo en promedio por semana. Ahora todo es un círculo vicioso porque, como no me funciona igual me desanimo y como demás. Al tiempo que desde que cumplí 40 tengo un enorme antojo (ansiedad) por azúcares y carbohidratos. Algo que no sentía tan frecuente en mis 30.

Mi metabolismo se puso lento y mucha de la situación que les describo arriba es causa de esto. La cosa no está bien, la decisión: hackear el metabolismo.

¿Qué hacer para hackear el metabolismo en los 40?

Leí por ahí que a partir de los 40 era necesario caminar o correr un mínimo de 30 minutos diarios. Me hizo sentido, ya que si en mi primera dieta, a los 21, aceleré mi metabolismo trotando 60 minutos por semana (20  minutos, tres veces por semana), a los 41 necesito mucho más para conseguir esa aceleración.

Asimismo, tendré que realizar ejercicio anaeróbico, ya que con la edad se va perdiendo músculo. Por lo tanto necesitaré empezar esa actividad, sin embargo, aún no me he decido que haré.

En cuanto a la alimentación, lo básico pero reforzado. Bajar el consumo de grasas saturadas, azúcares y harinas, así como aumentar las proteínas y vegetales verdes.

Sin embargo, debo bajar la cantidad de las raciones, tratando de comer cada 3 horas.

Finalmente, el agua es vital. 2 litros diarios ya no sólo es la meta sino el mínimo para que el organismo siga funcionando bien.

Mi cuerpo es la mejor tecnología y necesito darle el mejor mantenimiento. Te iré contando por aquí como van mis avances y descubrimientos.

¿Necesitas más ayuda?

yo soy luisgyg luis gygDesde hace casi 20 años me dedico a hablar de tendencias tecnológicas, marca personal, electrónica de consumo y entretenimiento digital.

Además, ofrezco asesoría al C-Suite en temas relacionados con posicionamiento digital y creación de contenidos.

Si estás interesada o interesado en conferencias, asesorías personalizadas o contenidos corporativos visita mi nueva página web.


BUSCAR

RECOMENDADOS



data-matched-content-ui-type=”image_card_stacked”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.