Siempre he pensado que todos debemos tener unos buenos audífonos. Son útiles para diversas situaciones, principalmente cuando viajas o quieres aislarte un poco del mundo exterior. Nada como escuchar tu música con la mejor calidad ¿no crees?.

Sin embargo, también pienso que a veces no le damos la importancia necesaria, tanto en la inversión –compramos los más barato– como en el cuidado, porque aunque parece que no lo necesitan, existen ciertas prácticas que hacen que se dañen y tengas que comprar otros, lamentablemente no es el precio, la mayor parte nosotros mismos somos los culpables.

Cuando me propuso este tema Luis GyG me pareció muy importante pues creo que los audífonos son uno de los objetos personales más importantes. Casi siempre los usamos y debemos cuidar la inversión. Por eso he preparado algunos puntos que hay que verificar para que tengan una vida útil más prolongada.

Las mejores formas de cuidar tus audífonos.

Cuida los cables.

No importa la calidad de tus audífonos, maltratar los cables es una de las principales formas de terminar con ellos. Debes ser muy cuidadoso al guardarlos, evitar que se enreden y también evitar que se tensionen. O si crees que esta tarea no es muy sencilla, busca unos audífonos que tengan una entrada independiente para el audio, de esta forma quizá sea hasta más cómodo guardarlos, aunque significará una mayor inversión.

No usar un estuche

Obviamente, entre menos cuesten los audífonos, menor protección incluida tienen. Pero eso no es problema, pues puedes comprar una bolsa o productos para guardar tus audífonos de tal forma que estén protegidos tanto de un cable enredado como de algún golpe que pueda dañarlos. El estuche es importante para transportarlos y protegerlos. Siempre deberías considerar tener uno.

Entender mal el tipo de protección

Si decidiste comprar unos audífonos para hacer deporte, lo primero que debes entender es el tipo de certificación IP. Es decir, entender la especificación sobre el nivel de resistencia ante polvo y agua. No es lo mismo que estén debidamente sellados para poderte sumergir hasta en 1 metro de agua durante algunos minutos, a que solamente soporte algunas salpicaduras. Teniendo conocimiento del nivel de resistencia, podrás entender qué puedes hacer y qué no con los audífonos.

Subir el volumen.

Esto es algo un poco lógico, o de uso de sentido común. Si estás escuchando tu canción favorita y decides subirle el nivel máximo, ten mucho cuidado. Pues tanto puedes dañar la bocina de tus audífonos como tus oídos. Lo mejor es no alcanzar el nivel máximo, esto te lo dirá tu oido, entre más alto sea el volumen podrías sentir una distorsión en la música. Por lo que es mejor bajar un poco el volumen. De esta forma evitas cualquier tipo de daño. Si crees que el volumen no es suficiente, quizá debas pensar en invertir en otro par de audífonos con una mayor especificación.

No invertir lo suficiente.

No hay por qué vaciar tu tarjeta de crédito o tus ahorros. Existen audífonos buenos, bonitos y baratos, que te permitirán tener la mayor calidad de audio y la mejor vida útil. Aquí a veces aplica que lo barato sale caro, podrías comprar audífonos baratos pero que tienen una vida útil muy corta, ya sea porque se rompen los cables o la bocina no da mucho volumen, o se descomponen por una salpicadura, etcétera.

Lo mejor es identificar si el cable es resistente, las especificaciones importantes, y es importante hacer una buena inversión, para tener audífonos para rato. Incluso podrías invertir en un par, que se ajusten a tus actividades, por ejemplo, unos para hacer deporte y otros para viajar.

 


¿Necesitas más ayuda de LuisGyG?

Dale clic y envía un mensaje por WhatsApp con la palabra ALTA para que LuisGyG pueda responderte.

Recibirás también información de sus próximas colaboraciones.

¿Quieres más?


 

BUSCAR

RECOMENDADOS



data-matched-content-ui-type=”image_card_stacked”