¿Alguna vez has soñado o te has preguntado si es posible vivir viajando constantemente y a la vez seguir con tu trabajo? Eso que se conoce bajo el concepto de nomadismo digital.

Yo también me lo pregunté y finalmente me animé a hacerlo el año pasado. Toda la vida tuve ganas de conocer Europa, pero no quería hacerlo en unas vacaciones de dos o tres semanas. Quería tomarme mi tiempo y explorar con calma.

Un buen día, al poco tiempo de comenzar a trabajar en un proyecto freelance se me encendió el foco: “para hacer esto no necesito reportarme físicamente en ningún lado, podría realizar este trabajo desde cualquier parte del mundo”. Dicho y hecho y así fue como terminé en un viaje de 10 meses recorriendo y conociendo distintos países del viejo continente.

No es un mito ni una fantasía aspiracional de esas que leemos tanto en internet. Así que si te has decidido a probar el nomadismo digital, a continuación te comparto algunos consejos a partir de mi experiencia.

 

Consigue trabajos que no requieran tu presencia física en una oficina.

vivir viajando

Como ya lo mencioné arriba, pregúntate si lo que haces ahora lo podrías realizar desde cualquier parte del mundo. ¿La compañía o el cliente para el que trabajas estaría de acuerdo con esa idea? Si sí, ¡perfecto! Si no, ¿puedes arreglártelas para trabajar por tu cuenta y ofrecer tus servicios de forma remota? Conseguir que tu fuente de ingreso se mueva contigo es lo primero que debes organizar. Afortunadamente, vivimos en una maravillosa era donde internet está de nuestro lado.

 

Sé honesto con tus empleadores o clientes y cuéntales tus planes.

Aunque ya no te emplees en una oficina y te desempeñes de forma independiente, asegúrate de que tus clientes o las personas para las que trabajas conozcan tus planes para que así estén en el mismo canal, sabiendo que no estarás disponible físicamente, que vivirás en otro huso horario pero que ahí estarás para seguir haciendo lo tuyo.

En mi caso, tuve la fortuna de que mis empleos eran (y gratamente lo siguen siendo) con personas y equipos de trabajo que conozco y me han conocido desde hace muchos años. Cuando les informé sobre mis planes de viaje, me apoyaron totalmente. Por supuesto, eso fue porque ya existía una relación de confianza basada en nuestra empatía y experiencia de trabajo (igual y también pensaron que me había vuelto loco, pero definitivamente me apoyaron y confiaron).

Así que en muchos casos, eso puede ser vital: tener cultivada una buena relación basada en la confianza y, por supuesto, en tu reputación laboral.

 

Organiza y proyecta tus ingresos y gastos (o al menos ten una idea de eso).

vivir viajando.

Sí, puedes saber cuánto ganas, pero también intenta visualizar cuánto gastarás. Ello dependerá de los países en los que quieras estar.

En la experiencia de mi viaje, pude vivir tres meses en Serbia sin preocuparme mucho más allá de mi trabajo debido a su costo de vida. En cambio, si planeas pasar por países como Suecia o Finlandia, ahí sí tendrás que apretarte mucho más en tus gastos o en tu tiempo de estancia.

Y como bien sabes, en el mundo del freelanceo las cosas pueden cambiar. Hay ciertas entradas que pueden bajar o no ser constantes o incluso desaparecer. Es bueno imaginar qué harías si eso sucediera y, de ser posible, tener un colchón de dinero aparte por si acaso (o, mejor aún, varias de ingreso).

 

Mantente disponible y en comunicación con tus clientes o tu equipo de trabajo.

whatsapp para blackberry y nokia. vivir viajando

Cuando llegues a un nuevo país compra una SIM local. Siempre ten red móvil en tu teléfono y mantente atento a mensajes y correos. Toma una actitud de disponibilidad según sea necesario y adáptate a la zona horaria de tus clientes o colegas. Sí, eso te toca a ti, puesto que tú decidiste estar físicamente lejos, no ellos.

En otras palabras, no desaparezcas y mantén la confianza que te han dado. Si quieres desconectarte unos días para visitar ese bosque o ese pueblo al que le traes tantas ganas, avisa con anticipación y por supuesto, organízate para no deber ningún pendiente.

 

Asegúrate de siempre contar con una red WiFi y ten un plan B para cualquier imprevisto.

mejorar la señal WiFi. vivir viajando

En este mundo conectado, tener WiFi no debe ser complicado. Donde sea que te quedes a vivir (ya sea en un lugar rentado, en un hostal o en la casa de un amigo), seguramente encontrarás cómo acceder a internet (a menos que quieras ir a un país como China, lo que implicaría un poquito más de logística en ese punto).

Asimismo, ten siempre en mente un plan alterno. ¿Qué tal si se cae la red donde estás? Ubica algún café, un espacio de coworking o cualquier otro sitio donde también puedas trabajar.

Nunca sabes qué puede fallar en tu conexión. Incluso puede ocurrir que en alguna red tengas bloqueada la dirección de tu WordPress y debas buscar otro lugar donde operar. Me pasó en Macedonia, donde en el WiFi de un hostal simplemente no podía entrar al editor de este sitio. Tuve que salir a un café para seguir escribiendo. (¿Por qué estaba bloqueado el WordPress de LuisGyG.com en la red de un hostal de un país del sureste de Europa? Es un completo misterio).

 

Otros consejos (que no son tanto de trabajo pero sí igualmente importantes para tu persona).

Viaja lento.

vivir viajando.

El chiste del nomadismo digital es quedarte lo suficiente en un país para vivirlo y entenderlo como si fueras un local. Si te gana el impulso de moverte constantemente y cambiar de lugar cada semana o dos, terminarás agotado y te  costará mucho más disfrutar del viaje y, por supuesto, organizarte y mantenerte trabajando en óptimas condiciones.

Investiga cuánto tiempo puedes quedarte en cada país (o en una zona común como lo es el espacio Schengen en Europa) según tu pasaporte y aprovéchalo. De más está decir que aconsejo fuertemente que siempre te mantengas dentro de los tiempos legales. De lo contrario, correrás el riesgo de que tu viaje incluya multas, tal vez visitas a alguna prisión y una mancha en tu pasaporte que podría darte para entrar a otros países en el futuro.

 

No descuides tu salud.

Sí, tienes que ser flexible porque no vas a tener a la mano tu cama comodísima ni tu silla favorita. Sin embargo, lucha por tener un espacio ergonómico donde te sientas cómodo. Tu espalda y tu cuello te lo agradecerán (te lo digo porque yo no hice mucho esto y tuve que enfrentar consecuencias al respecto). También ten en mente una rutina de ejercicio, encuentra un parque donde correr. En resumen, mantente físicamente activo.

Otro tip basado en mi negligencia: ¡revisa tus dientes antes de viajar y cuídalos mientras estés fuera! Tanto el primero como el último mes de mi viaje estuvieron marcados por problemas dentales que tuve que resolver EN EUROS. Sé que pude haberlos evitado con un poco más de prevención, disciplina y cuidados.

De más está decir que debes contar con un seguro de gastos médicos mayores que te ofrezca servicios de emergencia en el extranjero.

 

Busca actividades recreativas y crea redes personales.

vivir viajando.

Tal vez suena un poco tonto esto puesto que si uno va de viaje, quiere salir a conocer el lugar que estás visitando. Sin embargo, al igual que puede pasar si eres freelance en tu país, puede pasar que te aisles un poco por tu trabajo, y en particular por estar en este estado de viaje nómada en solitario.

Entonces, especialmente si estarás muchos meses en cierto país, crea una rutina fuera de tus actividades laborales. Únete a un grupo de meditación (o lo que sea que te guste) para relajar tu mente. También disfruta la vida local y conoce gente a la que puedas ver con cierta regularidad. Eso es parte fundamental de toda la experiencia.

La idea es: busca crear una rutina equilibrada tanto personal como social. Sí, igual que si estuvieras en tu país de origen.

Para todo lo que has leído aquí y más, las aplicaciones del siguiente artículo te pueden ser de mucha utilidad.

Las mejores aplicaciones para planear y disfrutar tu próximo viaje

 

Para terminar: vivir viajando no es igual a tener una vida perfecta ni libre de problemas.

encontrar trabajo en Facebook. vivir viajando

Muchos creen que quienes practican el nomadismo digital están felices todo el tiempo. Claro, y no hacen más que pasársela bien y vivir grandes y épicas aventuras. Esto, por supuesto, es culpa de la percepción que dan las redes sociales.

Si bien es una experiencia que definitivamente recomiendo y que te enriquecerá muchísimo, también es muy retadora y no está exenta de problemas ni de cosas que pueden y van a salir mal. Es un estilo de vida como cualquier otro, como el del emprendedor o el que trabaja en el mundo corporativo. Habrá momentos muy satisfactorios y también desafíos y días de frustración y dudas.

Pero si tienes el gusanito, organízate, crea o adapta tus fuentes de trabajo y sal a conocer el mundo. Es un poco cliché decir esto pero te aseguro que no te arrepentirás de hacerlo. En cambio, puede que sí lo hagas si es que tenías ganas y no te atreviste a intentarlo.

BUSCAR

RECOMENDADOS



data-matched-content-ui-type=”image_card_stacked”

2 comentarios

  1. ¡¡Súper útil este artículo!!

    ¡Hola! Estoy pensando en mudarme fuera de España, hace tiempo que me atrae muchísimo la idea de un cambio así. Este post me ha resultado muy inspirador :) Me encanta leer consejos y experiencias de otros viajeros, ir aprendiendo de la historia de otros es muy enriquecedor.

    Enhorabuena por este blog <3 ¡Un abrazo!

Los comentarios están cerrados.