Si me preguntan: qué técnica me gusta más en la fotografía, sería como si me pusieran a elegir cuál de mis extremidades cortar con un machete sin filo… desde luego que me gustan todas e intento usar cada una con todo y sus diferencias. Me encanta tanto la pasividad de los paisajes, como el caos de los retratos a niños, desde la impredecible fotografía natural, como la morbosa realidad urbana; pero la técnica de hoy les ayudará a hacer fotografías impactantes usando los recursos más sencillos. Su nombre: el Macro.

Hoy en día, casi todas las cámaras digitales cuentan con una pequeña opción simbolizada por una flor y en la mayoría de los casos es completamente ignorado, pero hoy voy a darles tres consejos para sacarle el mayor fruto a este ajuste usando, literalmente, cualquier cosa. El resultado será tomar fotografías muy cercanas de objetos normalmente muy pequeños, tal como el rocío en la fotografía del encabezado.

Primero que nada, mi recomendación es usar una cámara que permita manipular tanto la apertura del diafragma como el tiempo de exposición.

Jugar con estos dos elementos puede causar efectos impresionantes, pero de eso hablaremos en otra ocasión. Si tu cámara te permite manipular la apertura, la sugerencia (bajo condiciones buenas de iluminación) es que el valor no sea mayor a 16 (o F16), ya que esto te dará oportunidad de tener a la mayoría de los elementos en foco; pero si lo que quieres es separar al objeto/sujeto del fondo, entonces querrás hacer lo opuesto, aunque esto puede ser un poco complicado para los novatos.

Cualquier cosa puede ser impresionante si la vemos desde el ángulo correcto.

Intenta tomar fotografías con aperturas amplias para descubrir el detalle de cosas tan cotidianas como la tela, el teclado de una computadora o incluso tu huella dactilar, todo con un toque casi artístico. Te sorprenderías de lo que puedes encontrar si le sacas un macro a la piel de un adolescente.

Por último, cuando hagas macros, no rechaces las la falta de foco, es algo casi inevitable.

De hecho, si lo piensas desde el punto de vista de lo que estás fotografiando, te agradecerá que lo despegues del fondo y le des la importancia que merece… aún si es un cochecito de juguete en el gran circuito del balón.

Además, recuerda que menos es más, hay elementos que nos pueden distraer de lo que realmente queremos decir, así que mejor mantengamos las cosas simples y, tal vez, hasta estemos creando el regalo perfecto para decorar esa insulsa y vacía pared de la oficina.

Con información de National Geographic

Si tienes algún comentario o pregunta para el autor de este post, encuéntralo en twitter: samvalenz

¿Necesitas más ayuda?

yo soy luisgyg luis gygDesde hace casi 20 años me dedico a hablar de tendencias tecnológicas, marca personal, electrónica de consumo y entretenimiento digital.

Además, ofrezco asesoría al C-Suite en temas relacionados con posicionamiento digital y creación de contenidos.

Si estás interesada o interesado en conferencias, asesorías personalizadas o contenidos corporativos visita mi nueva página web.


 

BUSCAR

RECOMENDADOS



data-matched-content-ui-type=”image_card_stacked”